Un viaje de ida.

Tu boca en mi boca.
Tu boca entre mis pechos que baja suavemente por mi abdomen. Te detienes el tiempo necesario y sigues bajando. Se me eriza la piel y se esboza una sonrisa pícara en mi rostro.
Continúas, entre miradas cómplices y suspiros de calor, recorres mi punto favorito con tu lengua. Mis manos buscan de dónde agarrarse, van de tu cabeza al colchón y de nuevo a tu cabeza.
Hasta que subes, pero ahora, una vez dentro, me besas y no paras de hacerlo. Las miradas se agudizan, las palpitaciones se aceleran y el placer aumenta.
Me agarrás los brazos, nos miramos fijo y no decimos nada. No hizo falta más.

CRE

2 comentarios sobre “Un viaje de ida.

  1. Difícil era no venir a ver… “Mi punto favorito”, ah, qué curiosa manera de llamar una parte de tu cuerpo. A tu comentario previo: te diría que el erotismo se te da bien, aunque no sea tu especialidad. Si fue una pequeña crónica, qué sujeto tan dichoso… Si fue ficción, qué imaginación tan inquieta. No me queda más que desear, para ti, que sigas empuñando sábanas y que tu respiración se agite con relativa frecuencia, indistintamente de que sea a solas o acompañada.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: