No te voy a prometer, te voy a dar algo mejor.

Y es que en realidad ¿Para qué prometer? ¿Cómo podría prometerte algo hoy que no se si voy a querer mañana?

Lo único certero es lo que hacemos día día. Cambiamos todo el tiempo. De gustos, de emociones, de sensaciones, de placeres, de todo. Y lo que hoy puedo elegir tal vez no lo elijo mañana. Entonces las promesas bajo esa visión pierden sustento y confiabilidad. Por eso, no creo en las promesas, creo en las acciones.

Las promesas son ataduras innecesarias que creamos bajo situaciones de dudas, de inseguridades, que pueden opacarse con nuestro accionar día día. Porque en realidad, las palabras no son nada sin las acciones. No te voy a prometer, voy a hacer algo mejor, voy a hacer todos los días lo que digo. Te voy a demostrar con mis acciones y actitudes y no va haber necesidad de prometer, no te va a quedar duda alguna.

No tengo más que decir que: teniendo la posibilidad de ofrecerte un futuro incierto te voy a dar algo mejor y eso es la verdad de lo que me pasa hoy. No hay nada más lindo además de decir lo que nos pasa que demostrarlo con acciones.

De esta forma, voy a ser fiel a mi y te voy a ser fiel a vos.

CRE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: