No te voy a prometer, te voy a dar algo mejor.

Y es que en realidad ¿Para qué prometer? ¿Cómo podría prometerte algo hoy que no se si voy a querer mañana? Lo único certero es lo que hacemos día día. Cambiamos todo el tiempo. De gustos, de emociones, de sensaciones, de placeres, de todo. Y lo que hoy puedo elegir tal vez no lo elijoSigue leyendo “No te voy a prometer, te voy a dar algo mejor.”