Mi corazón ya no late por tí.

Mi corazón nunca dejó de latir, pero si soy realista si hubo momentos en los que no latió con fuerza ni con pasión. Ahora puedo decir que mi corazón ya no late por ti. Un nuevo rostro lo acelera, que va, unos nuevos besos lo encienden. Porque a esa sonrisa no hay con que darle,Sigue leyendo “Mi corazón ya no late por tí.”