La viajera

Seguir el sendero hasta que sus huellas se mezclen con el horizonte. Seguir el sendero hasta ya no saber que lo es y ahí perderse. Hacer uno nuevo. Encontrar uno nuevo. Donde el sol te nubla la vista pero no significa dejar de ver. El calor de nuevos caminos te abriga y decidís seguir perdiéndote en aquellos rastros de un nuevo destino sin conocer. El sol te pega en los ojos y aun así no podes dejar de ver, dejar de ver la inmensidad que te acompaña donde mires. La belleza de las montañas de colores, los ruidos, las costumbres reflejadas en olores y sabores a medida que te adentras en lo desconocido, ansioso por conocer.

El sol pega en los ojos y en los múltiples senderos sin marcar, expresando múltiples oportunidades por conquistar, el camino ya no es sendero, ni solo uno por andar, pues parafraseando a Antonio Machado, el camino lo hace uno al caminar.

El aire fresco te hace sentir más vivo que nunca y te detienes a observar. La brisa acaricia tu mejilla y el frío que te acompañaba ya no está. El sol no sólo pega en los caminos también en vos, que ya sos parte de ellos. Inmerso en lo nuevo, ansioso por el porvenir. En el medio de la nada que lo es todo, otra vez la luz pega en tus ojos. Los sonidos y los colores reflejan gran verdad. Lo desconocido como brújula te ha de guiar a caminos que llegan a la nada misma enmascarando el todo. Al límite del precipicio se te corta el aire y frenas, miras para abajo, y contemplas. El pulso se acelera y es directamente proporcional a la sonrisa que se esboza en tu rostro. La brisa pega otra vez, la luz en tus ojos ya no molesta, decidís seguirla y no estar ciego nunca más.

Autor/a: Ruiz Echegaray Camila

2 comentarios sobre “La viajera

  1. Somos capitán de nuestro propio navío e inmenso es el mar y a medida que avanzamos no solo descubrimos el mundo que nos rodea, sino que vemos algo más, la verdad, la verdad de nosotros mismos, de quienes somos, quienes fuimos e incluso quienes podríamos llegar a ser.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sabias palabras y hermosa forma de expresarlas. En nuestro andar dirigiendo nuestro propio navío como decís, es donde nos encontramos a nosotros mismos y es una de las cosas mas valiosas que podemos hallar en ese intento de descubrir el mundo que nos rodea, descubrir nuestro mundo, nuestra verdad y alzarla como bandera para recordarnos cada vez que nos encontramos.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: