Metamorfosis como estado habitual

 Este poema surgió como un trabajo practico para una materia de la facultad: Urbana.

Si bien plasmo aquí un punto de vista sobre la situación del crecimiento urbano, de la expansión de las ciudades, y la dificultad para muchos de acceder a una vivienda digna, cabe aclarar que tengo mis contradicciones, pero somos humanos, estamos llenos de ellas. Espero les guste:

Vivimos en un mundo  que cada vez “crece” más

se amplía más, y todo parece estar más cerca, parece ser más fácil.

Tenemos la tecnología y las herramientas para hacer investigaciones en la luna

crear bombas nucleares y destruir el mundo que construimos si quisiéramos.

Todo eso y más, tenemos guerras, contra todos y ninguno,

con nosotros mismos, con nuestra raza, no solo nos matan sino que matamos a los nuestros.

Los matamos cuando les quitamos sus derechos, el derecho de vivir, de habitar,

de ser considerados uno más, pero no, los excluimos, y se excluyen.

Y entonces la guerra continúa.

Fuerzas invisibles y visibles se complotan, destruyen y construyen a gusto y placer.

Pues construyen puentes para estar más cerca pero “no se dan cuenta” que abismos

se acrecientan, abismos donde la mayoría se hunde, y si no caen en ese abismo

el capitalismo los absorbe. Monstruo gigante que crece como abominables edificios

que devoran sueños y libertad, esperanza y coalición.

Muchas veces la identidad mantiene en pie a muchos, sentir que pertenecen,

a un grupo, a un barrio, a una comunidad de ayuda mutua, donde todos merecen lo mismo.

Pero otra vez aparece el monstruo que arrasa todo a su pasar

y el caballero azul en forma de Estado ya no es más caballero azul ni si quiera es caballero.

No ayuda, y si lo hace aliena. Quiere cegar pero no puede, quiere destruir pero aun así

no los calla, no nos calla, a nosotros, a los y las personas que luchan, por uno y por todos.

Por lo que corresponde, por lo que se nos/les arrebata.

Disputa de mediocres que hacen abuso de su condición.

La solución nunca es la solución pero ahí firmes están, porque impotencia les da

que como mercancía gente has de pasar, y no solo eso, sino que prima el habita por

sobre el habitar.

La ciudad pasa a ser privada  y los lotes se ofrecen al mejor postor.

Pues para los sectores populares hábitats populares o autoconstrucción.

Igual, vivienda digna han de proclamar aquellos que buscan su habitar,

ya que el problema de la vivienda no está en las agendas.

Pero, no rajan, no corren no huyen, se quedan.

Resisten en medio de los superiores que con injusticia tratan de intrusos a gente pobre

que no se adapta al sistema de la mercantilización.

Hablan de violencia y corrupción, pero en los diarios las portadas

muestran otro contexto, indefensos no son.

El Estado elige hacerse ausente y nunca a parece,

si da pide intereses, pues siempre dependientes los “inadaptados” permanecen.

Los derechos como utopías quedan pero aun así ellos no desesperan,

resisten,  y se quedan, siempre resistiendo.

Autor/a: Ruiz Echegaray Camila

2 comentarios sobre “Metamorfosis como estado habitual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: