Dame la mano

Dame la mano, no me sueltes. Dame la mano y acompáñame, caminemos, deambulemos por ahí, sin importar, a donde sea, perdámonos.

Dame la mano y saltemos juntos,  que nos vean y que se rían, o no. Dame la mano, agárrala fuerte, no importa cuando ni donde, solo hazlo, podría durar segundos y aun así lo sentiría eterno e igual mi corazón latiría fuerte y me sonrojaría.

Agárrala, tómala, no tengas miedo, que cuando nos tomamos de ellas los miedos se esconden. Dame la mano y sonríe, que sonreiré contigo. Porque si, porque fluye, porque no lo controlamos.

Si tu sonríes amado, yo sonríe contigo y de esa forma tu sabrás que una parte de mi te pertenece y una parte de ti ya es mía.

Autor/a: Camila Ruiz Echegaray

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: