La poesía, un grandioso oxímoron.

Cuando escribimos, escribimos por múltiples y variados motivos. Pero creo que hay algo en común entre aquellos que lo hacemos. Y es que, escribimos, para no olvidar, pero, además, para poder soltar. Porque poder poner en palabras lo que sentimos, lo que pensamos, lo que imaginamos, en cierto modo nos libera.
Cuando escribimos, o en mi caso, cuando escribo, me siento mas liviana. Pero también me invade una cierta sensación de felicidad por poder expresar de alguna forma las cosas que siento o que me pasan.
Puedo decir entonces, que, en mi opinión, escribimos para no estar presos de nosotros mismos. Y también para no sentirnos tan tristes, tan solos.
A veces, cuando escribo, cuando me leo, no me reconozco. Y esto último, me encanta, porque significa que hay mucho más de mi aun por conocer y que de una forma u otra, está dispuesto a salir.
Hoy en el día de la poesía puedo decir, que muchos estaríamos muertos sin ella, y no solo el o la que escribe sino también quien la lee, quien la representa. La poesía esta en todos lados si quisiéramos verlo. Porque que es la poesía sino más que la representación de la vida misma en su inicio transcurso y fin.
Pero no nos engañemos, la poesía es un arma peligrosa, un magnifico y bello oxímoron. Porque la poesía así como nos libera, también nos hace presos de nuestras palabras, aunque nunca, nunca, de su interpretación.

~CRE~
Anuncio publicitario

Perseguimos la felicidad y esta ahí.

Creo que a veces uno no dimensiona lo realmente feliz que es.
Digamos que, siempre perseguimos algo, «la felicidad». Cuando tenga más plata, cuando me reciba, cuando viaje… y mientras? Mientras pensamos que la felicidad está allá afuera, siempre  estamos en busca de algo más.
Y no se confundan, siempre vamos a ir en busca de algo más, porque por naturaleza lo que nos mueve es el deseo, ese deseo que constantemente cambia a nuevas cosas, a nuevas metas.
Pero, me pregunto otra vez,  ¿y mientras?
Como nos cuesta…
Nos cuesta darnos cuenta que ahora somos, que mañana no estamos. Que hoy podemos ser felices también. Y que la felicidad no se mide en tiempo, sino en momentos. Aunque a veces fugaces.
Esta ahí, a nuestro alcance. En unos mates, en un libro, en el olor a la lluvia, en una rica comida, en un atardecer, en compartir con quienes queremos.
A veces esta ahí, a nuestro alcance pero simplemente miramos hacia otro lado.
Al fin y al cabo, la felicidad es algo que se practica.
CRE


El retrovisor. Doble filo.

Muchas veces miramos por el retrovisor y creo que eso también representan las fotografías. El recuerdo, lo pasado, las aventuras vividas, emociones guardadas, caminos trazados, amor, amor por ese momento.
Esta bueno mirar de vez en cuando por el retrovisor, creo que es necesario para ver donde estábamos y donde estamos. Puede servirnos como motivación, pero también puede ser peligroso si nos quedamos estancados sin mirar hacia adelante.
Hay que aprender a mirar por el retrovisor y ser felices con lo que fue, pero sobre todo con el que es, armando lo que va a ser.
Porque es así, nos vamos, seguimos avanzando y de vez en cuando pispeamos por el retrovisor lo que dejamos atrás, donde estábamos, lo que éramos.
Esta bueno píspear por el retrovisor, pero no hay que «enroscarse tanto» dijo un amigo y tiene razón.
.
CRE

¿Qué extrañamos cuando extrañamos?

¿Alguna vez se preguntaron qué extrañamos cuando extrañamos?
¿Extrañamos a esa persona? ¿Extrañamos como nos hizo sentir? ¿Extrañamos ambas? ¿Ninguna? ¿Un momento? ¿Los momentos?
.
Me cuesta poner en palabras lo que es extrañarte, pero te extraño siempre que no estás.
Extraño estar haciendo algo y que vengas y te tires encima mio. Extraño tu olor y tu calor cerca mío.
.
Extraño que me pelees todo el tiempo. Pero más extraño aun que me agarres contra tu pecho y me abraces en cualquier lado.
.
Extraño también despertarme a la madrugada y acercarme a dormir cerca tuyo, porque siempre me alejo, pero me gusta volver.
.
Si continuase intentando explicar lo que más extraño, diría que extraño esa sensación de cosquilleo que siento cuando sin querer cruzamos las miradas y nos sonreímos.
Y acto seguido tu boca está en mi boca, o mi boca esta en la tuya. El orden no altera el producto.
.
Extraño sentirte cerca, tenerte cerca, y lo que eso me genera cada vez que pasa.
.
En definitiva, te extraño a vos y me extraño a mi con vos a la misma vez.
.
CRE

Laguna de los 3, El Chaltén, Argentina. 17/03/20

Cuando estas ahí arriba te sentís chiquito y frágil y te invade una sensación de euforia y de felicidad inexplicable. Al menos así me sentí yo en ese momento. Pero eso sí, más viva que nunca.
.
Creo que es tan imponente la naturaleza que tenemos delante de nuestros ojos, que no lo logramos dimensionar, aún estando tan cerca.
.
CRE

El comienzo de un gran viaje.

La verdad es que ésta no es la mejor foto en cuanto a su composición, ni edición, ni colores, pero si lo es en lo que representa para mi.
Ese día llegamos a El Chaltén cerca del medio día. Llovió en todo el trayecto desde El Calafáte hacia El Chaltén, y una vez ahí, continuó lloviendo durante algunas horas más.
Por lo que, como podrán imaginar, aún no podíamos ver al imponente Fitz Roy. Estábamos un poco ansiosos, hasta desesperados por verlo.
La cuestión es que, después de instalarnos donde íbamos a pasar los próximos días, fuimos a el mirador De Los Cóndores, donde efectivamente avistamos 3 de esos hermosos animales. Pero, poco a poco cuando las nubes se empezaron a correr, pudimos verlo, ahí estaba él… Este fue el comienzo de un gran viaje.
.
CRE

Aún estamos a tiempo.

Este escrito es producto de una reflexión que realice en base al escrito de una bloggera: molyandersen.wordpress.com
.
Muchas veces pensamos y sentimos que lo que alguna vez quisimos y soñamos, ya no lo vamos a cumplir y hasta nos convencemos de que son cosas que ya no queremos.
.
De hecho, muchas veces archivamos un montón de sueños debajo de la cama, en una caja que lo único que hace es acumular polvo con el paso del tiempo.
.
Pero lo que no sabemos es que, nuestros sueños no van a desaparecer por mas que no los estemos pensando en ese momento. Hay sueños que son tan fuertes, que se quedan ahí adentro, esperando que nos animemos a cumplirlos. Esperando que tomemos la decisión de ir tras ellos y actuemos en consecuencia.
.
Tal vez no era el momento, tal vez nos conformamos, tal vez los miedos nos nublaron la vista. Pero aun no es tarde.
.
Vos, yo, estamos a tiempo de ir tras aquello que alguna vez soñamos y anhelamos. Todo eso que alguna vez quisimos con muchas ganas sigue esperando ser realizado.
.
Vos también estas a tiempo. Yo también estoy a tiempo.
Mientras estemos vivos aún podemos retomar esos sueños guardados. Saquemos la caja debajo de la cama, limpiemos el polvo que la cubre, destrabemos los miedos, abracemos la ilusión.
.
Si, vos, abrí la caja, sácale las cadenas, recordá lo que alguna vez quisiste, tal vez (y seguramente) hayan cosas que cambiaron y que ya no las quieras, o tal vez las quieras distinto. Pero tal vez hayan otras que sigan intactas.
.
Abrí la caja, destraba lo que la bloquea, y fíjate otra vez. Tal vez hoy, con otros ojos, otras ganas y otras batallas perdidas y ganadas, entiendas que es una deuda con vos misma/o y tal vez hoy, decidas volver intentar ir por lo que alguna vez soñaste.
.
Aun no es tarde.
.
CRE

Libertad.

Y si, uno se enamora de la libertad.

La libertad es algo que nos atrae siempre, en todos los ámbitos de nuestra vida.
Poder decidir, actuar, pensar, decir y sentirnos libres no es poca cosa.
Por eso creo que nos enamoramos de ella cuando la conocemos, porque cuando la conocemos, no hay vuelta atrás.
Vamos seguir buscando donde ser libres y con quienes poder ser libres.
Porque siempre que nos tengamos que limitar en nuestro sentir, se sentirá como el lugar equivocado.
Y siempre que encontremos lugares y personas que nos acerquen a sentirnos libres, será algo que nos motivará.
.
CRE
•••